El plan de acción de economía circular de la Unión Europea (UE) establece como objetivo reducir a la mitad la cantidad de residuos municipales residuales (no reciclados) para 2030. Según un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), publicado ayer, lograr este objetivo requiere reducir la generación de residuos y aumentar bastante el reciclaje, posiblemente incluso más allá del objetivo vinculante de reciclaje del 60%. 

El informe de la AEMA Alcanzar el objetivo de residuos municipales residuales para 2030: por qué el reciclaje no es suficiente analiza las tendencias recientes de los residuos municipales en la UE. Y lo hace a la luz de la consecución de dos objetivos clave en materia de residuos. El primero, la obligación de que cada Estado miembro de la UE recicle al menos el 60% de los residuos municipales para 2030. Y el segundo, el objetivo a nivel de la UE de reducir a la mitad los residuos municipales residuales que se depositan en vertederos o se incineran para 2030.

Necesidad de ir más allá del 60% en reciclaje

Como recoge la AEMA en su informe, la cantidad de residuos municipales residuales se ha mantenido relativamente estable en la UE durante los últimos 5 años, en alrededor de 113 millones de toneladas. También, los porcentajes de reciclado y la cantidad de residuos generados han aumentado aproximadamente al mismo ritmo. En 2020, se recicló alrededor del 48% de los residuos municipales de la UE.

«Si se siguen generando más residuos municipales, la UE tendría que reciclar alrededor del 72% para cumplir el objetivo de reducir a la mitad la cantidad de residuos municipales residuales (no reciclados) para 2030», explica la AEMA. «Alternativamente, el objetivo podría lograrse reduciendo la cantidad de residuos generados en alrededor de un tercio y alcanzando la tasa de reciclaje del 60% en todos los Estados miembros de la UE», añade.

Además, alcanzar la tasa de reciclaje del 72% requeriría una mejora significativa en los sistemas de recogida de residuos y las infraestructuras de reciclaje, así como un rediseño generalizado de los productos de consumo para facilitar su reciclaje. Sin embargo, prevenir la generación de residuos en primer lugar brindaría los mayores beneficios para el medioambiente. Esto requeriría, por ejemplo, aumentar la vida útil de los bienes de consumo y garantizar un fuerte apoyo para la reutilización de productos.

La gestión de residuos municipales en los Balcanes

La AEMA ha publicado un segundo informe, Gestión de residuos municipales en los países de los Balcanes Occidentales. Este llama la atención sobre las crecientes cantidades de residuos municipales y la gestión inadecuada de residuos en la región. «La mayoría de los residuos municipales en los Balcanes Occidentales todavía se envían a los vertederos y existe una necesidad urgente de invertir en sistemas de recogida selectiva e infraestructura de reciclaje», señala.

El informe también concluye que la legislación y los objetivos de residuos de los Balcanes Occidentales siguen cada vez más las directivas de la UE. Sin embargo, siguen siendo en su mayoría insuficientes los datos disponibles sobre generación y gestión de residuos. Hay muchas iniciativas para mejorar la calidad de los datos, no obstante «las actividades ilegales, deficientes e informales dificultan la financiación y el funcionamiento adecuados de la infraestructura legal y su mejora», advierte.

Concluye, además, que  los esquemas de responsabilidad ampliada del productor podrían brindar financiación adicional para mejorar la gestión de residuos en la región. Pero, subraya la AEMA, «solo si están bien diseñados, administrados e implementados».