Hoy la Comisión Europea ha presentado unas propuestas para actualizar y modernizar la Directiva sobre las emisiones industriales. Con ello se pretende que unas 50 000 grandes instalaciones industriales y explotaciones ganaderas intensivas existentes en Europa apliquen las «mejores técnicas disponibles» en materia de emisiones.

En la actualidad, más de 50 000 instalaciones industriales de la UE (unas 30 000 grandes instalaciones industriales y unas 20 000 macrogranjas de aves de corral y cerdos) están cubiertas por la Directiva sobre las emisiones industriales (DEI) y su Reglamento de notificación (Registro Europeo de Emisiones y Transferencias de Contaminantes, PRTR europeo).

Estas instalaciones son responsables -según datos ofrecidos por la Comisión Europea (CE)-, del 50% de los óxidos de azufre (SOx), metales pesados y otras sustancias nocivas; de alrededor del 40% de los gases de efecto invernadero; y del 30% de los óxidos de nitrógeno (NOx) y las partículas (PM10).

El marco legislativo actual ha reducido la contaminación atmosférica entre un 40% y un 85% en los últimos 15 años, dependiendo del contaminante. No obstante el Ejecutivo comunitario considera necesario modernizar y actualizar las normas en consonancia con el Pacto Verde Europeo. De ahí que elaborara una revisión de la Directiva sobre emisiones industriales, que es la presentada hoy.

Principales modificaciones de la legislación vigente 

Según datos de la CE, el 80% de las instalaciones aplican, en la actualidad, las mejores técnicas disponibles fijando los límites menos exigentes. Frente a esta práctica, el texto de la Directiva revisada publicada por la CE, recoge que en la concesión de permisos se evaluará si es viable lograr el mayor rendimiento posible

Además, y como alternativa a los permisos basados en las mejores técnicas sólidamente implantadas, las personas pioneras podrán probar las técnicas emergentes, acogiéndose a permisos más flexibles. Se creará un Centro de Innovación para la Transformación Industrial y las Emisiones (INCITE) con la finalidad de ayudar a la industria a encontrar soluciones para el control de la contaminación. Por último, en 2030 o 2034, a más tardar, los operadores tendrán que elaborar planes de transformación para sus emplazamientos a fin de alcanzar el objetivo de contaminación cero de la UE para 2050, y lograr la economía circular y la descarbonización.  

Las modificaciones introducidas contemplan un apoyo de la inversión del sector industrial en la economía circular. 

Por otro lado, se tendrán en cuenta las sinergias entre la descontaminación y la descarbonización a la hora de determinar las mejores técnicas disponibles.  

Finalmente, un mayor número de instalaciones quedarían afectadas por las nuevas normas.

Próximos pasos

La propuesta de revisión de la Directiva sobre emisiones industriales de la Comisión tiene que ser adoptada por el Parlamento Europeo y el Consejo. Después, los Estados miembros dispondrán de dieciocho meses para transponer la Directiva a su legislación nacional.

A continuación, se desarrollarán las mejores técnicas disponibles y, una vez adoptadas por la Comisión, los operadores industriales y los agricultores dispondrán, respectivamente, de cuatro y tres años, para cumplirlas.