Esta semana la comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo (ENVI) ha debatido y aprobado su posición sobre la revisión del Reglamento relativo a las pilas y baterías, presentado por la Comisión en diciembre de 2020

La comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI) del Parlamento Europeo adoptó este jueves, con 74 votos a favor, 8 en contra y 5 abstenciones, su posición sobre las normas propuestas por la Comisión Europea sobre pilas y baterías. Estas abarcan todo su ciclo de vida, desde el diseño hasta el final de su vida útil.

El Parlamento ya había expresado su apoyo a un marco legislativo para abordar todas las repercusiones de las pilas y baterías. Los eurodiputados se mostraron a favor de requisitos ambiciosos en materia de ecodiseño. También, de unos objetivos de recogida y reciclado más elevados y de un abastecimiento de materiales sostenible, ético y seguro.

Principales puntos del informe aprobado por la comisión ENVI

La comisión ENVI, con su informe adoptado el 10 de febrero de 2022, busca aumentar el nivel de ambición de la propuesta. Así, pide que el ámbito de aplicación del Reglamento propuesto incluya las «baterías para medios de transporte ligeros» (LMT, por sus siglas en inglés), por ejemplo, patinetes y bicicletas eléctricos.

También refuerza los requisitos de diligencia debida propuestos, ampliándolos a los agentes económicos que comercializan pilas y baterías en el mercado de la UE, para abarcar toda la cadena de valor de estos productos. Asimismo, quieren garantizar que para 2024, todas las baterías portátiles de dispositivos como los teléfonos inteligentes, y las de los LMT estén diseñadas de forma que los consumidores y los operadores independientes puedan retirarlas por sí mismos de forma fácil y segura.

En el informe se aboga por unos objetivos de recogida más elevados para los residuos de baterías portátiles; se introducen índices mínimos de recogida de baterías para LMT y para los residuos de baterías portátiles de uso general; se aumentan los objetivos de recuperación de materiales para el litio; y se introducen objetivos de eficiencia de reciclado para las baterías de níquel-cadmio.

Antecedentes

En diciembre de 2020, la Comisión presentó una propuesta de reglamento sobre pilas y baterías. La propuesta tiene por objetivo reforzar el funcionamiento del mercado interior, promoviendo una economía circular y reduciendo el impacto medioambiental y social de las baterías en todo su ciclo de vida. La iniciativa está estrechamente relacionada con el Pacto Verde Europeoel Plan de Acción de Economía Circular y la Nueva Estrategia Industrial.