Los Estados miembros de la UE han aprobado la comercialización del aditivo Bovaer para piensos usados en la alimentación de vacas lecheras. Este aditivo reducirá las emisiones de metano (CH4) procedentes del sector ganadero. 

Este miércoles, los Estados miembros de la UE han aprobado la comercialización del aditivo para piensos, Bovaer, que reducirá las emisiones de metano (CH4) de las vacas lecheras del mercado comunitario.

El aditivo, que consiste en 3-nitrooxipropanol, pasó por una estricta evaluación científica por parte de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria.

Una vez que la Comisión adopte la decisión, prevista para los próximos meses, el aditivo para piensos será el primero de su tipo disponible en el mercado de la UE. Se estima que reduzca entre un 20% y un 35% las emisiones de metano de las vacas lecheras sin afectar a la calidad de los productos lácteos ni a los consumidores.

«La UE continúa liderando el camino para garantizar la seguridad alimentaria mientras se adapta a nuevas tecnologías que pueden hacer que la producción de alimentos sea más sostenible. Reducir las emisiones de metano relacionadas con la agricultura es clave en nuestra lucha contra el cambio climático y la aprobación de hoy es un claro ejemplo de lo que podemos lograr a través de la innovación en la agricultura», ha señalado Stella Kyriakides, comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, en un comunicado.

Contexto

El lanzamiento al mercado de este aditivo se enmarca en la estrategia europea «De la granja a la mesa» y contribuirá a la ecologización de la agricultura

¿De dónde procede el metano? La agricultura es la fuente predominante. Según un estudio de 2021, las emisiones del ganado, provenientes del estiércol y de liberaciones gastroentéricas, producen aproximadamente 32% de las emisiones de metano causadas por el hombre. El crecimiento de la población, el desarrollo económico y la migración urbana han estimulado un apetito sin precedentes por la proteína animal y, con una población mundial que se acerca a los 10.000 millones, se espera que esta demanda aumente hasta 70% para 2050.

El metano tiene un potencial de calentamiento global 28 veces mayor que el dióxido de carbono, razón por la cual la reducción de las emisiones de metano se identificó en la COP26 como uno de los medios más importantes a corto plazo para abordar el cambio climático. Mas de 100 gobiernos se comprometieron a reducir las emisiones de metano en 30% para 2030, como parte del Compromiso Mundial de Metano, lanzado por la UE y Estados Unidos.

Bovaer también fue autorizado en algunos países de América Latina, como Brasil y Chile.