Las infracciones de las normas de calidad del aire de la UE se deben principalmente al tráfico rodado y a la calefación doméstica, según una evaluación de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) publicada hoy.

La AEMA ha dado a conocer hoy su última evaluación sobre la calidad del aire. El informe Gestión de la calidad del aire en Europa 2021 concluye que el tráfico rodado y la calefacción domésticas son las principales fuentes de contaminación. Más concretamente, los incumplimientos de los límites de calidad del aire de la UE para el dióxido de nitrógeno en toda Europa se debieron principalmente al tráfico rodado. Segundo, que la calefacción doméstica estuvo detrás de la mayoría de los excesos de partículas.

Diferencias entre los países de Europa

Entre 2014 y 2020, poco menos de dos tercios de todas las superaciones de los estándares de calidad del aire notificadas estaban relacionadas con el tráfico denso en los centros urbanos y la proximidad a las carreteras principales, principalmente debido a las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx). El tráfico rodado fue una fuente clave de contaminación del aire en Europa occidental y septentrional. Seis países, a saber, Austria, Dinamarca, Finlandia, los Países Bajos, Portugal y el Reino Unido, informaron que el tráfico rodado era la única fuente de superación.

Por el contrario, en el sur y el este de Europa, la calefacción doméstica fue una fuente importante de superación de las normas para PM10. Los países que informaron que la calefacción doméstica es un factor importante de las superaciones incluyen Croacia, Chipre, Bulgaria, Italia, Polonia, Rumania, Eslovaquia y Eslovenia.

En cuanto a las medidas puestas en marcha para reducir las emisiones en el marco de los planes de calidad del aire, dos tercios se centraron en la reducción de las emisiones de NOx del sector transporte. Solo el 12% se centró en la calefacción doméstica y el 4% en el sector agrícola, siendo estos dos últimos importantes fuentes de material particulado.

Normas de la UE sobre calidad del aire 

En el marco del Plan de Acción Europeo para la Contaminación Cero, la Comisión Europea estableció el objetivo para 2030 de reducir el número de muertes prematuras causadas por partículas PM2,5 en al menos un 55% en comparación con los niveles de 2005.

Para ello, la Comisión Europea se comprometió a revisar las políticas pertinentes que reducen las emisiones contaminantes del aire en su origen, como las del transporte por carretera y los edificios.

La Comisión también está revisando las Directivas sobre la calidad del aire ambiente para alinear más estrechamente las normas de calidad del aire de la UE con las nuevas directrices de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicadas en septiembre de 2021.

Planes de calidad del aire

Las directivas de calidad del aire ambiente de la UE establecen estándares de calidad del aire para ciertos contaminantes en el aire ambiente para proteger la salud humana y el medioambiente. Si se superan estos valores, los Estados miembros deben tomar las medidas necesarias para reducir las concentraciones de contaminantes atmosféricos y preparar un plan de calidad del aire que establezca las medidas adecuadas. El objetivo es mantener el período de excedencia lo más corto posible.

La mayoría de los planes de calidad del aire se enfocan en reducir los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas con un diámetro de 10 µm o menos (PM10).

Pues bien, durante el período de 2014 a 2020, se informaron a la AEMA 944 planes de calidad del aire, según el informe Gestión de la calidad del aire en Europa