Ayer, el pleno del Parlamento Europeo (PE) adoptó su posición ante la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. En ella, los eurodiputados instan, entre otras cuestiones, a acelerar el esfuerzo global en la lucha contra el cambio climático. Asimismo, recuerdan la promesa de los países desarrollados de recaudar al menos 100.000 millones de dólares anuales para financiar la acción climática en países en desarrollo. 

El 21 de octubre, el pleno adoptó el jueves su posición ante la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Esta tendrá lugar en Glasgow, del 31 de octubre al 12 de noviembre. 

La resolución fue adoptada por 527 votos a favor, 134 en contra y 35 abstenciones. En ella, los eurodiputados se muestran preocupados por que los objetivos nacionales acordados en París, en 2015, lleven a un calentamiento global muy por encima de los tres grados centígrados en 2100 respecto a los niveles preindustriales. Además, recalcan que la Unión Europea (UE) debe mantener su liderazgo en este ámbito y se comprometen a trabajar para que el paquete climático “Objetivo 55 para 2030” esté en consonancia con el Acuerdo de París.

Acelerar la acción por el clima

Con el fin de acelerar la lucha contra el cambio climático, el PE insta a la UE a remplazar el plan decenal vigente por una estrategia a cinco años. Según señalan los eurodiputados, en ese plazo todos los subsidios directos e indirectos a los combustibles fósiles deberán ser eliminados de forma gradual en la UE, y animan a otros países a hacer lo mismo.

Además, el Parlamento recuerda que la biodiversidad desempeña un papel esencial para permitir a los seres humanos combatir y adaptarse al calentamiento global. Por eso, las soluciones basadas en la naturaleza son beneficiosas para todos ya que implican proteger, restaurar y gestionar de forma sostenible ecosistemas frágiles.

Neutralidad climática en 2050 para los países del G20

Según señala el PE, los países del G20 deben colocarse a la cabeza y comprometerse a alcanzar la neutralidad climática en 2050. Además, instan a la Comisión a crear un club climático internacional con otros importantes emisores de gases de efecto invernadero (GEI) para establecer estándares comunes y elevar los objetivos medioambientales globales, incluso a través de un mecanismo de ajuste en frontera por emisiones de carbono.

Por un lado, los eurodiputados celebran la vuelta de EEUU al Acuerdo de París y el compromiso del presidente Joe Biden de reducir a la mitad las emisiones de GEI para 2030 en comparación con 2005. Y así, esperan medidas políticas y de financiación concretas para alcanzar dicho objetivo.

Por el otro, la Cámara reconoce la voluntad de China de convertirse en un socio constructivo en las negociaciones climáticas a nivel mundial. No obstante, admite preocupación por la dependencia del país del carbón. En esta línea, los eurodiputados reafirman que China debería elevar sus objetivos medioambientales, incluyendo la reducción de todas las emisiones de GEI, y no solo las de dióxido de carbono.

Más dinero para países en desarrollo

El PE recuerda la promesa de los países desarrollados de recaudar al menos 100.000 millones de dólares anuales para financiar la acción climática en países en desarrollo. Una cantidad que debe incrementarse a partir de 2025, cuando las economías emergentes tendrían que empezar a contribuir. Se deberá acordar una hoja de ruta, que detalle la contribución justa de cada país desarrollado a este plan de financiación. Además, los eurodiputados quieren asegurarse de que todos los países en desarrollo puedan participar en la COP26, pese a las restricciones por el COVID-19.

Próximos pasos

Una delegación del PE encabezada por Pascal Canfin (Renew, Francia) estará en Glasgow del 8 al 19 de noviembre.