Esta semana tuvo lugar el lanzamiento del Grupo Impulsor de la Economía Circular en Paraguay. Se constituye con el objetivo de articular las diversas acciones público-privadas y proyectos de cooperación para consolidar y acelerar la economía circular en el país.

El pasado jueves, 20 de mayo, tuvo lugar la presentación del Grupo Impulsor de la Economía Circular en Paraguay.

Esta iniciativa, de carácter interinstitucional, está impulsada por el Ministerio de Industria y Comercio (MIC), el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES) y la Fundación Moisés Bertoni (FMB). Cuenta, además, con el apoyo de dos proyectos de cooperación: MiPYME COMPITE, financiado por la Unión Europea y cuya contraparte institucional es el MIC, y el proyecto Economía Circular, cofinanciado por el BID Lab y ejecutado por la FMB, ambos vigentes hasta 2023.

El Lanzamiento oficial del Grupo Impulsor de la Economía Circular se realizó a través de videoconferencia debido a las restricciones sanitarias derivadas de la COVID-19. El evento contó con representantes de empresas nacionales e internacionales, actores clave para la promoción de la economía circular en Paraguay. Estuvo moderado por Máximo Barreto, director general de Gabinete Técnico del MIC y coordinador general del programa MiPYME COMPITE. La apertura contó con la participación de Luis Castiglioni, ministro de Industria y Comercio, y de Yan Speranza, director ejecutivo de la Fundación Moisés Bertoni.

La economía circular: un modelo ineludible para un desarrollo sostenible e inclusivo

Los expertos nacionales e internacionales coincidieron en que la economía circular es un modelo ineludible para lograr un desarrollo más inclusivo y sostenible.

En el evento, Ulises Lovera, director nacional de Cambio Climático del MADES, presentó la iniciativa del Grupo Impulsor de la Economía Circular en Paraguay; Matteo Sirtori, jefe de Cooperación de la Unión Europea en Paraguay, presentó la experiencia del Pacto Verde Europeo como hoja de ruta hacia una economía sostenible y las oportunidades que ofrece para la cooperación; Andreé Henríquez, director ejecutivo del Centro Tecnológico de Economía Circular de la Macrozona Norte de Chile, presentó la experiencia de Chile en la materia; y Mauricio Solalinde, coordinador del proyecto Promoción de la Economía Circular en Paraguay de la Fundación Moisés Bertoni, habló sobre la importancia de las alianzas estratégicas para promover la economía circular.

En palabras del ministro del MIC, Luis Castiglioni, «la economía circular nos ofrece una oportunidad de repensar los modelos de negocios tradicionales, y de repensar también las bases que sustentan nuestra economía, para lograr modelos de crecimiento económico más sustentables y sostenibles.  A su vez, supone una oportunidad para aprovechar nuestras ventajas competitivas».

Por su parte, Yan Speranza, director ejecutivo de la Fundación Moisés Bertoni, subrayó el «hito en la historia del país» que representa la creación del Grupo Impulsor de la Economía Circular. Según él, este «es el principio de una corriente que empujará y acelerará el inminente proceso de transición que debe tomar el país hacia una economía más resiliente y productiva».

Al término de las ponencias, participantes del sector privado expresaron su satisfacción por esta iniciativa, ratificaron su compromiso por formar parte de este Grupo Impulsor, y apuntaron algunos acciones e iniciativas para comenzar a trabajar.

Ejes estratégicos

El Grupo Impulsor de la Economía Circular pretende trabajar en la incidencia en políticas públicas. Brindando participación a los hacedores de política pública, se buscará diseñar instrumentos de política pública que permitan la construcción de un marco normativo que promueva una transición progresiva y gradual en el consumo responsable de recursos naturales, como sustento de la competitividad.  

Adicionalmente, las empresas del Grupo Impulsor impulsarán modelos de producción innovadores que sean más sustentables y eficientes. La idea es trabajar en el ecodiseño, empleando materiales y productos que puedan ser reutilizables y reciclables en el país, fomentando así modelos de circularidad inclusivos y escalables.

También se buscará impulsar el consumo responsable, promoviendo buenos hábitos de sustentabilidad en los panameños. Se fomentará la separación en origen, difundiendo información estratégica que permita a los consumidores tomar decisiones conscientes y responsables sobre los productos que compran. Como resultado, se avanzará hacia modelos de consumo más respetuosos y amigables con el medioambiente, que permitan mantener los materiales en la economía el mayor tiempo posible, con una elevada tasa de uso.

Por último, las empresas, en conjunto con el Gobierno, buscarán llevar a cabo un plan de fortalecimiento del reciclaje inclusivo para optimizar la cadena de logística inversa. De esta forma, se prevé que incremente la tasa de recuperación de materiales reciclables en el país, y mejoren las condiciones de trabajo, de comercio justo y la calidad de vida de los recicladores de base del país.