Ayer, el pleno del Parlamento Europeo (PE) aprobó un paquete de 17 500 millones de euros para el Fondo de Transición Justa. Este ayudará a los países de la UE a aliviar el impacto socioeconómico que supone la transición a la neutralidad climática.

Este martes, el Parlamento Europeo ha aprobado el Fondo de Transición Justa (FTJ) que, con una inversión de 17 500 millones de euros, ayudará a los países de la Unión Europea a mitigar el impacto socioeconómico hacia la neutralidad climática.

El paquete se compone de 7 500 millones de euros del Marco Financiero Plurianual 2021-2027 y otros 10 000 millones de euros del Instrumento Europeo de Recuperación.

Proyectos subvencionables

Para poder acceder a los fondos, un proyecto debe centrarse en la diversificación económica, la reconversión o la creación de empleo, o bien favorecer la transición hacia una economía europea sostenible, circular y neutra desde el punto de vista climático.

El Fondo de Transición Justa (FTJ) financiará programas de asistencia en la búsqueda de empleo, mejora de las capacidades y reciclaje profesional, además de la inclusión activa de los trabajadores y los solicitantes de empleo conforme la economía europea evoluciona hacia la neutralidad climática.

Este fondo también apoyará a microempresas, incubadoras de negocio, universidades y organismos públicos de investigación, así como las inversiones en nuevas tecnologías energéticas, eficiencia energética y movilidad local sostenible.

Por el contrario, no subvencionará la incineración de residuos, el desmantelamiento y la construcción de centrales nucleares, las actividades relacionadas con los productos del tabaco y las inversiones relacionadas con los combustibles fósiles.

Transición energética

En sus planes de transición justa, los Estados miembros deberán determinar cuáles serán los territorios más afectados por la transición energética y concentrar en ellos los recursos que reciban del FTJ. Deberán prestar especial atención a las características específicas de las islas, las zonas insulares y las regiones ultraperiféricas.

A iniciativa del Parlamento, se introducirá un «mecanismo de recompensa ecológica» en el FTJ si este cuenta con nuevos fondos después del 31 de diciembre de 2024. Estos recursos adicionales se distribuirán entre los Estados miembros, y recibirán más financiación los que logren reducir más las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria.

Otros aspectos clave del FTJ

El acceso de los Estados miembros al FTJ estará condicionado a la adopción de compromisos a escala nacional para lograr la neutralidad climática de aquí a 2050. Antes de haber fijado objetivos en este sentido, los Estados miembros solo tendrán derecho al 50% de su asignación nacional.

Las empresas con dificultades financieras podrán recibir ayudas de conformidad con las normas temporales de la UE sobre ayudas estatales establecidas para hacer frente a circunstancias excepcionales.

Por otro lado, podrán transferirse de forma voluntaria recursos de otros fondos de cohesión.

Otro aspecto clave es que la cofinanciación de la UE queda fijada en un máximo del 85% para las regiones menos desarrolladas, del 70% para las regiones en transición y del 50% para las regiones más desarrolladas.

Próximos pasos

Una vez el Consejo haya adoptado formalmente el acuerdo, el Reglamento entrará en vigor el vigésimo día tras su publicación en el Diario Oficial.