El Parlamento Europeo pide a los Estados miembros la neutralidad climática para 2050. Asimismo, exige una reducción de emisiones del 60% para 2030, un objetivo más ambicioso que el propuesto por la Comisión.

El 7 de octubre, el pleno del Parlamento Europeo (PE) aprobó su mandato de negociación sobre la Ley Europea del Clima por 392 votos a favor, 161 en contra y 142 abstenciones.

La nueva ley tiene por objeto transformar la promesa política de alcanzar la neutralidad climática en 2050 en una obligación vinculante, con el fin de ofrecer a los ciudadanos y a las empresas europeas la seguridad jurídica y la previsibilidad que necesitan ante esa transformación.

Neutralidad climática para 2050

Los eurodiputados insisten en que tanto la UE como cada uno de sus Estados miembros por separado deben lograr la neutralidad en las emisiones de aquí a 2050 y que, a partir de entonces, la UE deberá conseguir un saldo negativo. También reclaman financiación suficiente para lograr este objetivo.

Según señala el texto, la Comisión debe proponer antes del 31 de mayo de 2023, «una trayectoria europea para alcanzar la neutralidad en carbono antes de 2050». Esta estrategia debe tener en cuenta el saldo de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la UE hasta 2050 para limitar el aumento de la temperatura de conformidad con el Acuerdo de París. La trayectoria deberá ser revisada después de cada evaluación a escala mundial.

Los eurodiputados también quieren crear un organismo científico independiente (un consejo de la UE sobre el cambio climático) encargado de evaluar si la política es coherente y supervisar los avances.

Un objetivo más ambicioso para 2030

El actual objetivo de reducción de emisiones de la UE para 2030 es del 40% con respecto a 1990. La Comisión ha propuesto recientemente aumentar este objetivo a «al menos el 55%» en su propuesta modificada de Ley Europea del Clima.

Sin embargo, los eurodiputados van aún más lejos y piden una reducción del 60% de las emisiones para 2030. Y dejan claro que el incremento de los objetivos nacionales deberá buscar la rentabilidad y la equidad.

Asimismo, quieren que la Comisión proponga un objetivo intermedio para 2040, tras realizar una evaluación de impacto, a fin de garantizar que la UE vaya por buen camino para alcanzar su objetivo para 2050.

Los eurodiputados creen que la UE y los Estados miembros deben eliminar progresivamente todas las subvenciones directas e indirectas a los combustibles fósiles para el 31 de diciembre de 2025 a más tardar.  Insisten en la necesidad de seguir trabajando para combatir la pobreza energética.

Un mensaje claro de cara a las próximas negociaciones

Tras la votación, la ponente del Parlamento, Jytte Guteland, ha declarado que «la aprobación del informe envía un mensaje claro a la Comisión y al Consejo, en vista de las próximas negociaciones».

«Esperamos que todos los Estados miembros logren la neutralidad climática para 2050 a más tardar«, ha añadido Guteland.

Con respecto a la reducción de emisiones del 60% para 2030, la ponente ha justificado que «necesitamos unos objetivos intermedios firmes para 2030 y 2040 si queremos que la UE consiga este objetivo«.

Guteland celebra «la inclusión de un presupuesto de gases de efecto invernadero, que determina las emisiones disponibles hasta 2050 sin poner en peligro los compromisos adquiridos por la UE en virtud del Acuerdo de París«.

Próximos pasos

El Parlamento está listo para iniciar las negociaciones con los Estados miembros en cuanto el Consejo haya acordado una posición común.