Los eurodiputados destacan la contribución que puede hacer la UE en la lucha contra la deforestación en todo el mundo. Reclaman una revisión de las políticas de protección forestal de la UE.

El 16 de septiembre, el Parlamento Europeo (PE) adoptó una decisión no vinculante por 543 votos a favor, 47 en contra y 109 abstenciones, en respuesta a una comunicación de la Comisión. Los eurodiputados piden reforzar el apoyo a la protección, restauración y gestión sostenible de los bosques, a la protección de la biodiversidad y los sumideros de carbono. También, reconocer la productividad y los servicios ecosistémicos de los bosques.

Según el informe de la FAO sobre el estado de los bosques en 2020, en todo el mundo, la expansión de la agricultura sigue siendo el principal factor de deforestación, junto con la expansión urbana, la construcción de infraestructuras y la minería. 

El PE recuerda que la UE participa indirectamente en la deforestación y degradación de los bosques y otros ecosistemas naturales del mundo. ¿Cómo? Pues a través de la importación y el consumo de materias primas relacionadas con la deforestación, como la soja, el aceite de palma, el caucho, el maíz, la carne de vacuno, el cuero y el cacao. De hecho, el consumo de la UE representa alrededor del 10% de la cuota mundial de deforestación, incluida en el consumo final total.

Objetivos vinculantes y normas efectivas

El Pleno del PE pide objetivos vinculantes relacionados con la protección y restauración de los ecosistemas forestales, en particular, de los bosques primarios, de acuerdo con las propuestas de la estrategia de la UE sobre biodiversidad 2030. 

Asimismo, los eurodiputados piden a la Comisión que presente «requisitos en materia de diligencia debida para las instituciones financieras con la finalidad de detectar, prevenir y mitigar los efectos ambientales, sociales y en los derechos humanos de la deforestación causada por la Unión». Ello evitaría que las entidades financieras de la UE estén directa o indirectamente vinculadas a la deforestación, la degradación forestal, la reconversión o degradación de los ecosistemas naturales, así como a las violaciones de los derechos humanos de las poblaciones indígenas.

Cadenas de suministro y acuerdos comerciales sin deforestación

El texto señala que la Comisión debería proponer medidas «para garantizar unas cadenas de suministro libres de deforestación y sostenibles para los productos y las materias primas comercializados en la Unión», prestando especial atención a la deforestación importada. 

Además señala que los futuros acuerdos comerciales y de inversión deben contener disposiciones vinculantes destinadas a prevenir la deforestación. 

Los eurodiputados también quieren que la dimensión exterior del Pacto Verde Europeo se refuerce mediante alianzas y asociaciones con terceros países destinadas a combatir el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

Protección de los bosques primarios

Entre 1990 y 2016, una superficie de 1,3 millones de kilómetros cuadrados de bosques desapareció del planeta. Y, en consecuencia, los efectos derivados han sido «demoledores» para la biodiversidad, el clima, las personas y la economía. 

El texto señala, asimismo, que los bosques representan un sector económico verde con potencial para crear entre 10 y 16 millones de empleos en todo el mundo.

Los eurodiputados consideran que bajo ciertas condiciones, la forestación puede ayudar a la UE a lograr la neutralidad climática para 2050. 

Sin embargo, advierten, que los bosques de nueva plantación no pueden reemplazar a los bosques primarios. Estos últimos ofrecen un mayor almacenamiento de dióxido de carbono y un hábitat esencial del que carecen los bosques más jóvenes y de nueva plantación.