Durante su discurso sobre el estado de la Unión, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha anunciado que presionará para mejorar el objetivo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de la UE al 55% para 2030.

Este miércoles, en la sesión plenaria del Parlamento Europeo, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha anunciado una nueva propuesta para la reducción de emisiones de gases contaminantes en la Unión Europea (UE) para el año 2030. Esta será de “al menos el 55%” en lugar del 40% fijado hasta ahora, en relación a los niveles de 1990.

«Estoy de acuerdo en que este aumento del 40% al 55% es demasiado para algunos e insuficiente para otros. Pero nuestra evaluación de impacto muestra claramente que nuestra economía y nuestra industria pueden afrontarlo», ha dicho la presidenta von der Leyen.

«El logro de este objetivo pondría a la UE firmemente en el camino hacia la neutralidad climática para 2050 y al cumplimiento de sus obligaciones en virtud del Acuerdo de París», agregó.

«Para nosotros, el objetivo 2030 es ambicioso, alcanzable y beneficioso para Europa«, aseveró.

La presidenta continuó argumentando  que los Estados miembros ya habían logrado reducir las emisiones en un 25% desde 1990 y que la economía había crecido más del 60%. 

En su opinión, la diferencia es que los medios tecnológicos, las habilidades y las inversiones son ahora más numerosos. «Y ya estamos en el camino hacia una economía circular con producción neutra en carbono».

Durante su discurso, la presidenta recordó la promesa de no dejar a nadie atrás durante esta transformación. A tal fin, el «Fondo de Transición Justa nos permitirá apoyar a las regiones que sufrirán cambios más grandes y costosos».

«Tenemos todo para triunfar. Ahora es nuestra responsabilidad hacer todo lo posible para lograr nuestro objetivo», afirmó von der Leyen.

Un plan para una recuperación real

Para la Comisión Europea, alcanzar este nuevo objetivo reducirá la dependencia de la energía importada, creará millones de puestos de trabajo adicionales y disminuirá a más de la mitad la contaminación del aire.

Así, para el próximo verano, la Comisión prevé revisar toda la legislación sobre el clima y la energía para alinearla con el objetivo del 55%.

Adicionalmente, la Comisión Europea mejorará el comercio de emisiones. Y en el ámbito de la energía, además de promover el uso de energías renovables, prevé mejorar la eficiencia energética y reformar la fiscalidad.

No obstante, ha dicho la presidenta, «la misión del Pacto Verde Europeo va mucho más allá de la reducción de emisiones. Su objetivo es garantizar una modernización sistémica de nuestra economía, nuestra sociedad y nuestra industria».

«Nuestro consumo actual de materias primas, energía, agua y alimentos, así como nuestro uso de la tierra, no son sostenibles», ha continuado la presidenta. «Tenemos que tratar a la naturaleza de manera diferente; necesitamos cambiar la forma en que producimos y consumimos». En este sentido, la Comisión abordará todas las temáticas, desde productos químicos peligrosos hasta deforestación y contaminación.

«Este es un plan para una recuperación real. Es un plan de inversión para Europa».

NextGenerationEU

Von der Layen ha anunciado, también, que el 30% de los 750.000 millones de euros de NextGenerationEU se recaudará a través de bonos verdes.

«Somos los líderes mundiales en finanzas verdes y el mayor emisor de bonos verdes del mundo», subrayó. 

Además, considera que NextGenerationEU debería invertir en proyectos emblemáticos europeos con mayor impacto: hidrógeno, renovación y la creación de 1 millón de estaciones de carga eléctrica.

«Sabemos que el sector de la construcción puede incluso convertirse en un sumidero de carbono, y por tanto dejar de ser una fuente de carbono, si se utilizan materiales de construcción orgánicos como la madera y tecnologías como la inteligencia artificial», continuó von der Layen. 

«Quiero que NextGenerationEU inicie una ola de renovación europea y haga de la Unión Europea un líder en la economía circular».

Para la Comisión, este no es solo un proyecto medioambiental o económico: también debe ser un nuevo proyecto cultural para Europa. 

«Por eso crearemos una nueva Bauhaus europea, un espacio de co-creación en el que arquitectos, artistas, estudiantes, ingenieros, diseñadores trabajan juntos para lograr este objetivo», agregó la presidenta.