• La basura marina, compuesta principalmente por residuos plásticos, constituye un problema global que ha llamado la atención de la sociedad en los últimos años. Representa una grave amenaza para el medio ambiente, incluidos los ecosistemas marinos y hábitats. Pero, también, para el desarrollo económico, el bienestar social, la seguridad alimentaria y la salud humana.
  • Los microplásticos han sido detectados en el 88% de la superficie oceánica y son persistentes en el medio.
  • Para combatir este problema, el gobierno panameño ha lanzado a consulta pública el borrador del Plan de Acción de Basura Marina de la República de Panamá 2021-2026.  

El Ministerio de Ambiente (MiAMBIENTE) de Panamá y el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), con el apoyo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), invitan al público a participar en la consulta del Plan de Acción Nacional de Basura Marina 2021-2026.

El plazo para enviar las observaciones y sugerencias termina el 14 de octubre del presente año. A tal fin, se deberá utilizar la boleta de opinión correspondiente puesta a disposición del público aquí.

La magnitud del problema

La basura marina es un problema global que incrementa sus afectaciones a nivel global y nacional. Así, entre el 60 y el 80% de la contaminación marina mundial proviene de fuentes y actividades terrestres, en  su mayoría compuestos por basura plástica y microplásticos procedentes de empaques de alimentos y bebidas. De acuerdo con diversos estudios, más de 8 millones de toneladas de botellas de plástico llegan al mar cada año.

En Panamá, se identificó que el 30% de la barrera flotante del Río Matías Hernández contenía botellas plásticas PET (Fundación Marea Verde, 2019).

El informe Estimación de la basura marina generada y consulta a actores, Panamá 2019, de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe para el Programa de la ONU para el Medio Ambiente, calculó que Panamá descarga 102,229 t/año de basura marina generada en tierra firme.

Diversas organizaciones públicas y privadas han trabajado durante años para prevenir y eliminar la basura marina. Sin embargo, continúa amenazando los ecosistemas marinos, la salud humana, la seguridad de la navegación y las actividades económicas vinculadas con el mar.

El Plan

Panamá, en el marco del lanzamiento de la campaña #MaresLimpios, ¡Cambia la marea del plástico!’, en el año 2017 durante la Cumbre Mundial del Océano; se sumó a la iniciativa y anunció su interés en elaborar un plan para reducir la basura marina con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. De este modo, impulsó la formulación del Plan de Acción Nacional de Basura Marina (PANBM).

El documento es el resultado de la colaboración de múltiples actores. Entidades gubernamentales, líderes originarios, gobiernos locales, organizaciones no gubernamentales, academia y empresas privadas aportaron ideas para formular iniciativas de buenas prácticas y/o las llamadas acciones. Todos han trabajado con  un objetivo común: encontrar soluciones innovadoras al problema que representa la basura marina en el país.

El Plan proporciona los antecedentes para una mejor comprensión de la problemática de la basura marina a nivel global y nacional. Asimismo, ofrece un enfoque integrado y estratégico para abordar el problema de la basura marina en el país  de manera efectiva y colaborativa.

Más información aquí.