El dinero fue otorgado por el Fondo Verde para el Clima de las Naciones Unidas para ayudar a Colombia a luchar contra la deforestación en la Amazonía. El nuevo proyecto servirá para mejorar la gestión sostenible de 60.000 hectáreas de bosque y beneficiará a más de 2.000 familias.

El pasado 21 de agosto, el Fondo Verde del Clima aprobó 28 millones de dólares para financiar un proyecto que busca luchar contra la deforestación en el bioma amazónico. Su ejecución correrá a cargo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en colaboración con el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia.

Estos recursos financiarán parte de la Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de los Bosques (ENREDD+) y la lucha contra los efectos del cambio climático en Colombia en diez departamentos.

«Esta aprobación es un reconocimiento al esfuerzo de Colombia en la lucha contra la deforestación como política de Estado, la cual muestra una tendencia decreciente también en 2019, con una caída del 19% con respecto a las cifras de 2018″, explicó el ministro de Medio Ambiente de Colombia, Ricardo Lozano.

Beneficios aparejados

Un 40% de los recursos del Fondo Verde del Clima se invertirán en acciones que involucran a los pueblos indígenas y en la implementación de mecanismos nacionales para apoyar una transición hacia economías sostenibles basadas en los bosques, así como acciones de mitigación y adaptación al cambio climático.

Este proyecto fortalecerá la gobernanza de las comunidades indígenas y locales, y contribuirá a disminuir la deforestación a través de profundas transformaciones sociales y económicas.   

Con los fondos aprobados, Colombia también fortalecerá su Sistema Nacional de Monitoreo Forestal. También las Autoridades Ambientales Regionales  incrementarán sus capacidades de control forestal para implementar medidas de adaptación y mitigación al cambio climático y su apoyo a las Unidades Forestales Comunitarias. 

Objetivo del proyecto

La FAO explicó que el nuevo proyecto contará con la participación y liderazgo de las organizaciones de los pueblos indígenas en tareas de conservación y manejo sostenible de los bosques. 

De hecho, el proyecto busca impulsar economías locales basadas en la riqueza natural de la región Amazónica, donde confluyan conocimientos técnicos y tradicionales, con enfoque étnico, generacional y de género como pilares de su sostenibilidad a largo plazo.

El manejo sostenible de los bosques hace realidad la reducción de la deforestación con el aumento de hectáreas de bosque bajo manejo responsable, la oferta de madera cosechada legalmente, el número de productores comunitarios comprometidos y la calidad de vida de las familias rurales y de los ecosistemas.

Reconocimiento a los logros de Colombia

El financiamiento fue otorgado debido a los logros alcanzados por Colombia. Durante 2015 y 2016, se evitó la emisión de más de 31 millones de toneladas de CO2 equivalentes debido a la reducción de la deforestación en el bioma amazónico.

Estos logros han sido posibles gracias a las acciones enmarcadas en los Programas Visión Amazonía y Corazón de la Amazonía. Estos últimos han contado con el apoyo, entre otros, de Alemania, Noruega y Reino Unido, en el marco del Programa REDD Early Movers (REM) y la Declaración Conjunta de Intención sobre Cambio Climático y REDD+ para promover el desarrollo sostenible.