El Plan incluye un diagnóstico de la gestión de residuos en el país y establece una serie de objetivos, directrices y programas de actuación.

El pasado 31 de julio, el Ministerio de Medioambiente (MMA) de Brasil abrió una consulta pública sobre el Plan Nacional de Residuos Sólidos (Planares). 

El documento constituye un instrumento más para mejorar la gestión de residuos y ayudar a cerrar los más de 3 mil puntos de vertido inadecuado en Brasil (de los cuales, 1.493 son basurales según datos de 2018). El plan presenta el diagnóstico de la situación de los residuos sólidos en el país, seguido de una propuesta de escenarios, basados ​​en tendencias nacionales, internacionales y macroeconómicas. En el documento, los objetivos y acciones propuestos tienen un horizonte temporal de 20 años y deben revisarse cada 4 años para guiar las inversiones y la asignación de recursos al sector.

«Planares es extremadamente importante para Brasil, que está experimentando una epidemia, prácticamente, en el 100 por ciento de sus cinco mil y pocos municipios: una pandemia de basura», ha declarado el ministro de Medioambiente, Ricardo Salles. «Hay familias que buscan material en la basura para poder revenderlo y tenemos niveles muy bajos de reciclado material. Necesitamos dar una solución al problema de la basura y Planares dibuja el camino que debemos seguir a corto, medio y largo plazo», añadió Salles.

Cierre de vertederos y basurales inadecuados

En línea con el nuevo marco regulatorio para el saneamiento básico, el documento borrador de Planares contempla metas importantes para el sector. Entre ellas, el cierre de todos los vertederos y basurales inadecuados para 2024 y el acceso del 72,6% de la población a la recogida selectiva para 2040. En 2036, el objetivo es lograr la recogida universal de residuos sólidos urbanos; en la actualidad, más de 6,3 millones de toneladas de residuos ni siquiera se recogen en Brasil.

Para reducir la inseguridad y vulnerabilidad de los recicladores, garantizar una remuneración adecuada y mejorar su calidad de vida, el borrador de Planares también establece que, para 2040, el 95% de los municipios brasileños, que cuentan con servicios proporcionados por recicladores, formalicen contratos con cooperativas y asociaciones. 

Mayor valorización material y energética de los residuos

El documento también contempla la recuperación, para 2040, de la mitad de los residuos generados en el país con la finalidad de reducir drásticamente la cantidad de residuos que terminan en vertederos y basurales inadecuados.

Según recoge el borrador del Plan, un 35% de todos los residuos producidos en el país corresponde a la fracción seca reciclable. Sin embargo, solo el 2,2% se recicla. El objetivo del Plan es aumentar diez veces la cantidad de residuos secos reciclados en el país en los próximos 20 años. La propuesta es recuperar, de forma progresiva y para 2040, el 45% de los envases introducidos en el mercado a través del sistema de logística inversa.

Planares también prevé, para 2040, el aprovechamiento en forma de energía de más del 60% del biogás generado a partir de la degradación de los residuos orgánicos. El Ministerio estima que, además de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, se podría suministrar electricidad a 9,5 millones de hogares.

El borrador del Plan está alineado con las acciones y programas de la Agenda de Calidad Ambiental Urbana publicada por el Ministerio de Medioambiente el año pasado. Los principales programas son Residuo Cero, Lucha contra los Residuos en los Ócéanos y Logística Inversa, que ya han dado buenos resultados para la mejora de la calidad ambiental en las ciudades y la calidad de vida de los brasileños.
Cierre de la consulta pública
El plazo para enviar aportaciones a Planares termina el 30 de septiembre de 2020.
Consulte aquí el borrador del Plan Nacional de Residuos Sólidos.