En Panamá se ha dado un paso más en la reducción de los plásticos de un solo uso. El pasado 23 de julio, la Asamblea Nacional aprobó, en tercer debate, el proyecto de Ley 26 que reduce  y sustituye de forma progresiva la utilización del plástico de un solo uso a partir del año 2021.

La iniciativa, que surgió del diputado independiente Edison Bronce, busca reducir el exceso de contaminación ambiental de los recursos naturales del país y atraer la inversión de las empresas de reciclaje. 

Así lo subrayó el diputado, quien afirmó que, en los últimos años, «el uso exagerado de los plásticos de un solo uso ha tenido un impacto ambiental negativo en muchos países y Panamá no escapa de esta triste realidad».

El proyecto de Ley 26 tiene como objetivo incentivar de manera transversal el desarrollo sostenible en los sectores públicos y privados, prioritariamente en el comercio y la industria, reduciendo y reemplazando progresivamente la utilización de materiales plásticos de un solo uso.

La nueva normativa contempla incentivos fiscales para las empresas dedicadas al reciclaje con la intención de captar inversiones del sector privado en este ámbito. 

En su exposición, Bronce subrayó que, en la medida de lo posible, deberían utilizarse todos los estudios, pronósticos y herramientas de prevención al alcance para poder anticiparse a situaciones potencialmente perjudiciales. «No debemos pasar por alto que por mandato legal es deber del Estado adoptar medidas para prevenir y enfrentar los desastres ambientales», añadió el diputado.

El proyecto de Ley 26 destaca la importancia de la educación ambiental y las campañas de concienciación. En este sentido, establece que el Ministerio de Ambiente, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación tendrán la obligación de desarrollar y respaldar campañas de concienciación nacional sobre las consecuencias del plástico de un solo uso y sobre las alternativas sostenibles disponibles. 

El proyecto de Ley 26 ha despertado interés entre organizaciones del sector privado, ONG e instituciones del mundo académico. 

Se logra reducir la presencia de bolsas plásticas usadas en playas y ríos

La aplicación de la Ley 1, de 19 enero de 2018, que promueve el uso de bolsas reutilizables en comercios minoritas y mayorista en todo el territorio nacional, ha empezado a dar sus frutos. Según el Ministerio de Ambiente, se observa una evidente disminución de la presencia de bolsas plásticas en ríos y playas de todo el país.

“Es evidente el respeto de los panameños por acatar la norma desde el inicio de su implementación, en julio de 2019. Hoy es notoria la disminución del uso de bolsas de un solo uso, sobre todo en los supermercados con los cuales inició su aplicación, provocando de forma progresiva el uso de las bolsas reutilizables”, declaró el ministro de Ambiente, Milcíades Concepción. 

La citada Ley entró en vigor en julio de 2019 para supermercados, farmacias y minoristas, y en enero de 2020 para almacenes y mayoristas de acuerdo a lo establecido por la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia, organismo que lleva el aspecto de cumplimiento y penalización de la Ley.

Uno de los resultados medibles de la citada Ley es la disminución de importaciones de bolsas fabricadas con polietileno, dato que confirman cifras de la Autoridad Nacional de Aduanas, al indicar que en 2019, este rubro disminuyó en aproximadamente un 54%.

Concepción resaltó el trabajo realizado desde el Ministerio de Ambiente en el ámbito de la sensibilización y educación. Desde diciembre de 2018, se han venido realizando actividades de entrega de cientos de miles de bolsas reutilizables, junto con folletos de información en puntos de alta concurrencia como, por ejemplo, supermercados, centros comerciales y de ocio; así como a través de medios de comunicación masivos y digitales, logrando la sensibilización de miles de panameños a nivel nacional.